Mientras más estúpidos los hombres son Menos los caballos los entienden (9)

GORDA

Aquí estoy, sin querer que nada comience realmente. Y sin embargo no puedo evitarlo: todo prosigue a mi alrededor. Que se entienda bien: no quiero que el tiempo se detenga. Pretender eso sería ridículo por lo inaccesible de la propuesta. Aunque podría muy bien, si lo quisiera, pretenderlo. Pero la realidad es que no sé qué es lo que quiero. Quizás manejar las cosas a mi antojo. Quizás salirme de este sistema que me agobia. Sé que hoy no voy a encontrar una solución. Sé que quizás no la encuentre hasta que transcurran un par de generaciones…

Me doy vuelta y veo a la Gorda. Con sólo girar mi cabeza hacia atrás, me basta para ver esa cara rubia, de ojos amarillos, que me observa con fijeza. Qué quiere de mí, me pregunto. Nada. Todo. Me estudia desde hace mucho tiempo. Desde que llegó a esta casa. Desde el primer día. Sé que de alguna manera comprende lo que estoy pensando. No entiendo cómo, pero lo sabe. Se las arregla, a su manera, para saberlo. Sabe también lo que siento. Lo percibe, sería más adecuado decir. Me conoce por completo. Me conoce incluso más de lo que soy capaz de conocerme a mí mismo…

Anuncios

Etiquetas: ,

Una respuesta to “Mientras más estúpidos los hombres son Menos los caballos los entienden (9)”

  1. J. L. Floyd Says:

    Me gusta este fragmento. Comparto esa sensación que muy hábilmente describe el protagonista. Gracias por compartirla con nosotros los lectores.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s