Mientras más estúpidos los hombres son Menos los caballos los entienden (51)

MUTANTES

Son como nosotros, pero no tanto. Nos separan sutiles diferencias. Distancias insalvables. Se alimentan de hierbas salvajes. Viven a cielo abierto. Los castiga la dureza del sol. El granizo. Las lluvias. Las brutales inclemencias del tiempo. Suelen esconderse en los bosques. Los pocos que aún permanecen en pie. Apenas duermen, por no decir nunca. Se han dedicado absurda, afanosa y concienzudamente a explorar otros mundos. A buscar otras vías. Se acercan paso a paso, con esfuerzo, a un hallazgo incuestionable. Van abriendo puerta tras puerta, cuarto tras cuarto, todas las nuevas/viejas habitaciones de los otros mundos. Nadie sabe qué fronteras están pensando en traspasar. Qué límites osarán destrozar. Se mueven en grupo. Avanzan en manada. Se puede decir que conforman un solo bloque. Si se los observara ahora mismo, desde la distancia, sería imposible discriminar entre individualidades. Se visten igual. Lucen todos iguales. Los anima un mismo espíritu inquieto. Morirán todos en el mismo instante. A la misma hora. En el mismo día. Si es que alguna vez llegaran a morirse. Lo sé con toda seguridad. Puedo predecir incluso el momento exacto en que eso sucederá. Falta ya muy poco.


Se van moviendo con el tiempo. Acompañan su traslado. Ellos son, en realidad, el tiempo. Para ellos entonces, no existe el pasado. Se podría decir que son como una madera que flota libre, salvaje, en el río. Mientras cambia el paisaje de las orillas. Mientras nos volvemos viejos. Mientras se nos cae el cuerpo y nos duelen los huesos. Mientras se van pudriendo lentamente nuestras encías. Pero el agua del río nunca es la misma. Se renueva. Y al hacerlo, la madera toma nuevos bríos. Se despierta. Y revive.
Salvajes: les encanta mojarse. Han atravesado, gracias a su longevidad, todas las épocas. Lo han visto todo. Han reaccionado, han sabido sobrevivir, a distintos estímulos. Han visto el momento en que un grupo de personas, es decir millones, se peleaban codo a codo por una bolsa de papas que se había derramado en las calles.
Ellos son todo lo que no soy yo. Lo que seguramente nunca seré. Qué sabemos realmente del otro. Qué sabemos de ellos: muy poco. Casi nada. Por eso mismo, deposito enteramente mi confianza en ellos. Me pongo a vuestra disposición. Los acompaño, sufro y lloro con ustedes. Con ellos. Con nosotros.
Me pongo en sus manos. Creo ciega y enteramente en ellos. En sus pulsos. En sus rostros. En la concepción del tiempo que tienen. Tan completamente diferente a la nuestra. En los mundos que imaginan. Si los sigo, si intento convertirme en uno más de ellos, quizás se compadezcan de mí. Quizás se apiaden de mí al ver mis patéticos esfuerzos. Si es cierto que se esconden en los bosques, allí iré a verlos. Desayunaré con ellos. Contemplaremos juntos las nubes del cielo. Cuando nadie nos moleste. Cuando el entorno de hojas secas, arroyos y árboles, susurren apenas. Cuando la brisa se aquiete. Si me acerco a ellos, si reúno el coraje suficiente para hacerlo, no necesitaré decirles nada. Ni una sola palabra. Me uniré simplemente a esa masa común. A ese bloque de acero. Si tengo éxito, quién sabe. Quizás todo cambie para mí. Quizás sobreviva. Quizás empiece realmente a estar vivo.
Mientras escribo, ellos siguen ahí. Escondidos. Sabiéndose observados. Vigilándonos. Riéndose de nosotros. De nuestras pobres, mediocres vidas. Yo aún me encuentro aquí. Lejos de ellos. Intento de a poco, reunir coraje. Mañana. Mañana quizás por fin lo intente. No pienso demorarlo más. Mañana por fin me uniré a ellos. Desertaré de todo esto. Y será entonces, como empezar de nuevo.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s