Diario de los casi 40 años (5)

boca_juniors                  camiseta-san-lorenzo años setenta

Haber vivido en el barrio de Boedo durante 33 de los casi 40 años de mi vida tiene sus consecuencias, como todo en esta vida (y quizás también en las otras, si las hay), claro.

Lo cierto es que la emblemática esquina de San Juan y Boedo fue el centro de mis coordenadas durante muchos años. Y quizás aún lo siga siendo, aunque yo no me dé cuenta. Me refiero a la misma tanguera esquina del legendario Homero Manzi, que es también el punto de confluencia de los hinchas de San Lorenzo de Almagro, el club del barrio. El mismo que me hizo sufrir durante toda mi infancia y mi adolescencia, gracias a la abrumadora paternidad futbolística que el club de Boedo ejerce (y me atrevo a decir que ya ejercerá por siempre) sobre Boca Juniors.

El recuerdo de hoy me ubica en mi más tierna infancia, en el momento determinante, justo antes de tomar una decisión que signaría los años postreros de mi vida, aquellos de la infancia, la pubertad y la adolescencia que mencionaba antes. Justo antes de que toda esta cuestión del fútbol dejara de importarme.

Estamos en 1979, en algún mes impreciso e indeterminado, porque mi memoria no llega a tanto. Mi casa está en obra. Una refacción total, casi definitiva. Nada será igual después de aquellos arreglos. Nada es igual aún hoy en día. De hecho, no recuerdo la forma anterior de la casa. Ni siquiera me reconozco en ella, al verme en esas ajadas fotos. Pero no es esto lo que quiero recordar hoy.

Lo importante no es ahora el ir y venir constante de los obreros, (eso lo contaré más adelante, cuando sea el turno de otra tanda de recuerdos), sino que a los cuatro años soy el ferviente objeto de disputa de Francisco y de mi papá. El primero me regala una camiseta pequeña, que hoy se me ocurre casi ínfima, de San Lorenzo. Por supuesto que es una camiseta de fines de la década del setenta, muy lejos aún de la época del marketing y el diseño de moda de las camisetas actuales.

Esta es opaca, con los colores azul y grana hoy ya desteñidos por el paso del tiempo (porque hay que decir que la pequeña camiseta aún se conserva, intacta, en algún cajón de la casa de mis padres).

Francisco me habla maravillas del Nuevo Gasómetro, de aquel equipo fantástico de la década del sesenta, a quienes apodaban “Los Carasucias”, de su fundación a principios del siglo XX, del padre Lorenzo Massa, y de muchas otras cosas más que ya no recuerdo. Lo poco que ahora sé, es básicamente lo que muchos años más tarde me contaron de aquel momento. Yo sólo recuerdo a Francisco, insistiéndome para que me pusiera todos los días la camiseta de San Lorenzo.

Y por otro lado mi papá, que para no quedarse rezagado hizo lo propio y me regaló una diminuta camiseta de Boca, con aquel amarillo pálido y ese azul oscuro, casi tirando a negro, que era propio de aquella época. Y otra vez el relato épico, sólo que ahora de este lado de la vereda: el penal que Roma le atajó a Delem en el sesenta y dos, las por aquel entonces flamantes dos Copas Libertadores que el club había ganado con el “Toto” Lorenzo , los inmigrantes italianos de la Boca que fundaron el club, los colores tomados de la bandera de Suecia, y no sé cuántas historias más.

Así que yo estaba entre la espada y la pared. O me hacía hincha de Boca o de San Lorenzo, que hubiera sido la opción más lógica, (y la más sana, para evitarme tantas cargadas que sobrevendrían en un futuro no tan lejano), por vivir en Boedo.

La única “verdadera” imagen que recuerdo de este gran dilema, la misma que me ha acompañado durante todos estos años, es la de Francisco y mi padre, ambos agitando las camisetas de los respectivos clubes de sus amores ante mis ojos. Urgiéndome a tomar una decisión, que se me ocurría definitiva. Y mi decisión que hoy se me revela como salomónica (aunque es claro que en esa época no tenía ni idea de lo que eso quería decir), de usar un día una camiseta, y al siguiente la otra, dejando por supuesto a mis dos “padres futbolísticos” totalmente disconformes.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s