Microrrelatos de la semana del 9 de enero de 2016

Aquí están, estos son, los microrrelatos de la semana, los mismos que desarrollo en mi perfil de facebook (https://es-la.facebook.com/maxidelapuente):

Número 157. Mientras estoy dando mi caminata matutina por los bosques de Palermo, me llama mi labradora preferida y me espeta, entre ladridos que el Presidente acaba de sacar un nuevo DNU decretando la “Emergencia Cultural” sólo en los días feriados. Así que llego corriendo a casa, enciendo la TV y me topo con el Ministro Lombardi, quien exclama en plena conferencia de prensa desde Davos: “es necesario perder la forma humana en un trance que desarticule las categorías vigentes y provea emociones reveladoras”. Entonces comprendo que este gobierno es genuinamente revolucionario y que el futuro llegó hace rato.

Número 156. Ya me enfermé. Ya sufrí los fríos del verano. Ya tuve insomnio. Ya me encontré con dos presencias que estuvieron ausentes un largo rato. Ya rasqueteé las paredes. Ya usé espátulas y cepillos. Ya me empolvé. Ya abordé la presentación, el estado del arte, los objetivos y la metodología. Ya sigo leyendo y escribiendo sobre el teatro de los ochenta. Ya planifico y proyecto las ferias del libro por venir, y muchas otras cosas más. Ya comí ensalada de lentejas, pizza y fainá. Y esto apenas si ha comenzado. No me imagino ni siquiera lo que está por venir.

Número 155. En el cuarto día del año comienzo un nuevo taller de escritura. Uno intenso e intensivo. Harold Pinter, Georges Perec, fotos, diálogos e imágenes: un cóctel muy variado, por no decir estrafalario, domina el primer encuentro. El tenedor, la lamparita y la inversión de roles. Aquello que pertenece al ámbito doméstico, culinario, privado, será del hombre. El acto de cambiar la lamparita, en cambio, será de la mujer. A ver si de una buena vez logramos intercambiarnos, mezclarnos, subvertirnos. Dejar de hacer lo que supuestamente debemos hacer. Y empezar así a transformarlo todo.

Número 154. Nos encontramos en la plaza de Pappo, en el segundo día del año. Tomamos mate. Nos sentamos en el pasto. Le digo que mi mamá siempre le tuvo miedo a todo lo que venía de afuera. Lo único importante, lo que realmente cuenta, es la familia, nos repitió incansablemente a lo largo de los años. Lo que viene del exterior es dañino. Me dice que su madre siempre dijo y pensó exactamente lo opuesto. La familia es un cáncer. Sólo lo que es ajeno a ella es bueno.

Número 153. Recién despierto, recibo un llamado urgente de Boris que me advierte, desesperado y entre ladridos, que el Presidente acaba de sacar un nuevo DNU decretando la “Emergencia Erótica” hasta el 2045. Mientras intento calmarlo, corro a encender la TV y me encuentro con el Ministro Pratt Gay, quien afirma tajantemente: seamos realistas, pidamos lo imposible. Entonces comprendo que este es un gobierno de frases brillantes, destinado a hacer historia.

Número 152. La preponderancia de lo pequeño, me aconseja el I Ching. Humildad y perseverancia serán las claves del éxito que comienza este año. Las mismas dos virtudes que encuentro en la Ministra Pato Bullrich, al pronunciar su impactante frase en la última conferencia de prensa: debajo de los adoquines está la playa.

Número 151. Buenos Aires. Fin de año. Las patas en el agua y en la fuente. El Pocho y la falta de conciencia colectiva. Las caricias interminables a Moe. El pasto fresco. La imperiosa necesidad de sorprenderse y la falta de conexión con uno mismo. La picada abundante. Las luces festivas. La murga en la calle. El vitel toné. Pensamiento mágico o racional. Los vecinos que se desean buenos augurios a cada paso. El para qué de la escritura. El imperativo de la producción sin pausas. El ego y el registro del otro, de todos los otros. Los aplausos que duran y duran. El rumor de la lluvia sobre las hojas del tilo. La rueda que gira y gira hasta caer en el mismo lugar. La sociedad del espectáculo. Las personas travestidas. La ensalada rusa. Los padres y el champán: la receta de la felicidad. El agujerado caño del baño. Atravieso la selva combinada de flores y plantas, y pienso: en el estómago nadie se entera. Y también me digo: no se trata del amor sino de las medianeras. Feliz 2016 para todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s