Las memorias del terrorismo de Estado en el teatro porteño alternativo

En este artículo reflexionaremos sobre algunas obras teatrales de la escena alternativa de la Ciudad de Buenos Aires que han producido un impacto significativo en términos estéticos y políticos, que han sido estrenadas en los últimos años veinte años (1995-2015), y que abordan el terrorismo de Estado dictatorial y sus consecuencias en las nuevas generaciones. Muchas de estas obras intentar pensar y accionar performativamente desde las llagas, las cicatrices y los cortes provocados por el habitar la precariedad, afectadas por la tremenda magnitud de lo acontecido, en el doble sentido de habitadas por el afecto y sacudidas por sus efectos (Richard-2013: 174). El dolor traumático es reformulado, incluso parodiado a veces y (auto)ironizado, con el fin de activar performativamente aquellas problemáticas que no tuvieron escucha ni visibilidad colectiva en nuestra sociedad posdictatorial. La exposición de estas fracturas y heridas sociales supone un ejercicio de confrontación valeroso en la medida en que implica una mostración de aspectos velados o muy poco visibles socialmente en relación al terrorismo de Estado, generando así nuevas preguntas que no sabemos ni queremos contestar como sociedad. A partir de esta confrontación, estas obras se proponen encontrar nuevos procedimientos estético-políticos que permitan tramitar socialmente el pasado, elaborando narrativas que habiten la ausencia, y generar un presente y un futuro que puedan salir “de la repetición enfermiza a la que nos condenaría el duelo no consumado” (Richard-2013: 174). Para cumplir tal objetivo, es decir con el fin de desnaturalizar aquello que se encuentra sedimentado y naturalizado, el teatro político contemporáneo supone una fuerte deconstrucción crítica de los lugares comunes en relación a los tópicos que recorren el período dictatorial. Esta operación deconstructiva se realiza, entre otros procedimientos, a partir de la mostración del artificio y el dispositivo teatral, que supone necesariamente un fuerte cuestionamiento a la representación.

El artículo completo se lee en el último número de “Revista Afuera. Estudios de crítica cultural”:

https://drive.google.com/file/d/0B5WgfB6_mzjmNUhNaHRzMVdoNjQ/view

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s