Archive for the ‘Buenos Aires en 100 palabras’ Category

Buenos Aires en 100 palabras (67)

agosto 1, 2020

“El valor cultual de la imagen tiene su último refugio en el culto al recuerdo de los seres queridos, lejanos, o desaparecidos. Y esto es lo que constituye su belleza melancólica e incomparable”, afirma Walter Benjamin. En la foto se encuentran su mamá y él, apenas recién nacido, en la maternidad del Hospital Italiano, en el barrio de Almagro. La frase del filósofo alemán se encarna para él de manera directa, clara y sin intermediaciones justo allí, en esa mirada a cámara de su madre, hace ya más de cuarenta y cinco años. Ese es hoy su último refugio.

Buenos Aires en 100 palabras (66)

julio 29, 2020

¿Pero qué es entonces esta ciudad? ¿Qué significa para mí? Esta ciudad es mi pasado, mi presente y mi futuro. Es también un perro viudo, que llora incesantemente y come manzanas durante todo el día. Un perro hermoso, totalmente gris, que habita en la zona norte de la provincia, muy cerca de la Panamericana. Un perro que tiene miles de años y de batallas vividas. Y que está inconsolable, como lo estoy yo también, por la pérdida de su maravillosa y rubia amiga.

Buenos Aires en 100 palabras (65)

junio 27, 2020

Francisco Sanctis está atravesando una larga noche. Debe decidir si se interna en las barriadas marginales de la ciudad, para advertirle a unos desconocidos que esa noche los van a buscar. Sale a la noche destemplada de una ciudad fantasma. Las pocas personas con las que se intersecta, rehuyen sus miradas. El otro puede ser responsable de la máquina del terror. Por eso es preferible perderse en los callejones oscuros de esta ciudad abandonada. Una ciudad de adoquines y luces de tungsteno. Una ciudad en la que un hombre cualquiera, llamado Francisco Sanctis, decide encontrarse con su destino final.

Buenos Aires en 100 palabras (64)

junio 21, 2020

El lugar es el mismo de siempre: La Plaza Peligrosa, en la que, hace ya más de sesenta años, unos aviones tiraron bombas sobre indefensos transeúntes. El mismo sitio en el que, veinte años después, unas mujeres con pañuelos blancos comenzaron a rondar en círculos. El mismo espacio en el que, hace casi veinte años atrás, las “fuerzas de seguridad” asesinaron a manifestantes mientras se sucedían cinco presidentes. Es la misma plaza en la que, hace poco más de un año, te colgaste un cartel de cartón que contaba tu historia: eras un científico que había quedado en la calle.

Buenos Aires en 100 palabras (63)

mayo 12, 2020

“¿A qué morir por gente que no quiere defenderse?”, le espeta Herrera. “La ciudad es más que la gente”, le responde Don Porfirio desde el contrastante celuloide. La ciudad, “imaginaria o real”, es la misma. Pero su nombre es diferente. Aquilea es una urbe sitiada por “fuertes enemigos y defendida por unos pocos hombres, que acaso no son héroes”. Y todo esto pese a que “la amistad es una pasión tanto más lúcida que el amor”. Y pese a que “morir es haber nacido”. Toda Invasión es entonces una leyenda, una “batalla infinita” que se resolverá agonísticamente en La Bombonera.

Buenos Aires en 100 palabras (62)

abril 5, 2020

Es sábado por la mañana en Boedo. Un día sin ir a la escuela es un día de felicidad plena. En la televisión, “Don Gato y su pandilla” reinan. Tu mamá, como todos los sábados, está trabajando. Justo antes de que empiece el programa del gato atorrante, vividor y fóbico a todo tipo de trabajo, te papá te traerá un té con leche. El oficial de policía Matute quedará, como siempre, ridiculizado. Como suele ocurrir con la Ley en el mejor de los mundos posibles: ése en el que viven Don Gato y su pandilla de adorables e ingenuos mininos.

Buenos Aires en 100 palabras (61)

marzo 21, 2020

“El exilio es una enfermedad que lleva a la cuarentena del afectado”, dice el personaje desde el celuloide. La ciudad es la misma. Tiene un nombre idéntico. Pero la geografía emocional es completamente diferente. Un régimen, un horror, que termina. Un ilusión, frustrada, que comienza. Buenos Aires es una fiesta. Se discute sobre política: pasado, presente y futuro se juegan en un arrebato. Todos sabíamos del horror que íbamos dejando atrás. Nadie sabía aún de las ruinas que nos esperaban. La democracia termina hoy y ahora: en las calles vacías, en el tránsito del personal sanitario autorizado. En la policía…

Buenos Aires en 100 palabras (60)

marzo 2, 2020

Un atardecer decidí bajarme del 109, a la altura de la Facultad de Medicina, y empezar a caminar por Córdoba. Lo decidí en un rapto de impulso, como si un relámpago me hubiera atravesado en un instante de peligro. En ese momento me dije a mí misma: ya es hora, voy a dejar atrás mi vida normal. Voy a caminar las cien cuadras que me llevarán hasta mi casa, en Urquiza. Sin razón alguna más que ir disfrutando del camino, en contra del apuro, de las responsabilidades y obligaciones. Lo hice y lo gocé. Y fui otra… Por unas horas…

Buenos Aires en 100 palabras (59)

febrero 29, 2020

Es un día de sol pleno y contundente, en el arranque del último mes del verano. Recorrés minuciosamente, casi saboreándola con delicia, cada rincón de la Plaza Lavalle, en pleno corazón de los tribunales porteños. Atrás dejaste, apenas por unos días, la ciudad de atardeceres magníficos e infinitos. Recordás muy bien que en este mismo rectángulo verde atravesaste amores, alegrías, decepciones, dolores y recuperaciones. Decidís entonces que es hora de cruzarte allí mismo con todos los otros que alguna vez fuiste. Los observás mientras te recorre una sensación inédita: una mezcla de ternura piadosa y de risa. Y tus huellas…

Buenos Aires en 100 palabras (58)

enero 23, 2020

Al lado del COTO de Juan B. Justo y San Martín hay un podólogo al que decide ir por primera vez. Los pies le hacen andar. Son su único apoyo en la vida. Su sostén. Por eso decide mimarlos y curarlos de sus múltiples padecimientos. Cayos, piel reseca. Pie plano transversal. El podólogo es un hombre canoso. Lo atiende con dedicación y afecto. Le receta plantillas y una crema con la que acariciará sus pies todas las noches. Al salir del consultorio, piensa en ella. En sus pies ásperos y tibios de anciana. En el final de sus días.