Archive for the ‘guión’ Category

Buenos Aires en 100 palabras (19)

abril 21, 2019

Apenas sale de la entrevista, piensa en lo triste que es imaginarse solo la felicidad. Camina por las calles semidesiertas. Hace tiempo que los árboles fueron extirpados de las veredas. Las vías rápidas de los autobuses se yerguen en las desoladas avenidas. Ya no hay pasajeros que puedan pagar los boletos de esos buses. Las pocas personas con las que se cruza son fantasmas, despojos de sí mismas. Se pregunta si ellas encontrarán triste también imaginarse solo la felicidad. O si verán allí un refugio y a la vez una gran hipocresía, como le sucede a él.

Anuncios

Buenos Aires en 100 palabras (18)

abril 20, 2019

Viajo siempre en la Línea B de subte, al regresar del centro de la ciudad rumbo a mi casa. Su trazado directo, por Corrientes, me deja en Chacarita. Suelo bajarme en la Estación Dorrego. Cuando me acuerdo visito el santuario del “Gauchito Gil”, mi santo preferido. El único en quien en verdad creo. Sigo caminando por el Parque Los Andes y me adentro en los alrededores del cementerio. Lo que nos decimos “El Gauchito” y yo es un secreto compartido. Quedará guardado bajo cuatro llaves. A solas los dos: susurros inconfesables, pedidos, ruegos y agradecimientos. En suma: auténtica devoción.

LA ESTÉTICA AL RESCATE DEL PASADO: ARTES AUDIOVISUALES Y PERFORMÁTICAS COMO MEMORIAS FRÁGILES DE LA DICTADURA

marzo 7, 2019

En este primer cuatrimestre, dictaremos con Mauro Greco y Ariel Idez, este Seminario para la Carrera de Letras, que es también válido para las otras carreras de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

No vale fin: voces del afuera

enero 12, 2019

En el remanso breve de la madrugada, las voces del afuera nos asfixian.

Durante la mañana flotamos en la rutina, sin dejarnos llevar: la prisa…

Internalizamos el afuera hasta caminar con anteojeras, con un solo objetivo.

Llegar, llegar, llegar. Lo más rápido posible: nervios de acero.

El ciclo recomienza apenas queremos. Si me calmo, muero.

Si ahora desertara de esta manada ajena, lloraría.

Esperamos una eternidad en vano: éxito infructuoso.

Al atardecer, en el punto límite…

Siesta. Fiesta. Enarbolamos la zozobra.

Madrugo: dios nos odia.

Consulto lo ajeno.

Corro, quieto.

Silencio.

No vale fin: el uso de los placeres

enero 8, 2019

Cuando lo superior tiene por naturaleza bajo su poder a lo inferior, se dice que tal sujeto es dueño de sí mismo.

¿Será posible que tal sujeto sea alguna vez dueño de sí? ¿Será posible que sea realmente dueño de algo? ¿O no?

¿Será posible que lo superior se apodere arbitrariamente de lo inferior? ¿Qué es eso que llaman lo superior? ¿E inferior?

Digamos que yo soy inferior y vos sos superior. ¿Te apoderarías de mí? ¿Lo harías? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Ante quiénes?

Digamos que yo soy superior y vos sos inferior. Me apoderaría de vos sin dudas. Ahora mismo. Inmediatamente.

Digamos que algún otro, un extranjero, es superior a nosotros dos: seres inferiores. ¿Quién sobreviviría? ¿Vos? ¿Yo?

Digamos que nadie es superior a nadie, a nada. Todos somos iguales. ¿Para qué serviría eso?

Soy dueño de mí. Sos dueño de vos. Son dueños de sí. ¿Qué hacer ahora?

Soy dueño por naturaleza. Soy poderoso por inferioridad de los otros. Me temen. ¡Mierda!

¿Mierda? ¿No sería mejor otear el horizonte desde la cima montañosa y disfrutarlo?

Lo disfrutaría, sí. Y al final, sufriría. De puro masoquista que soy.

¿Y vos? ¿Lo disfrutarías? ¿Sufrirías? ¿Serías sádico o masoquista? ¿Te rebelarías?

Soy inferior. Lo admito. Soy esclavo. Jamás podría rebelarme, ¿no?

Soy superior. Lo concedo. Soy amo. Algunos me aman.

Observo el mundo desde la cima. Me observan.

Desde el llano, me freno. Camino dificultosamente.

Naturaleza obliga: voy barranca abajo. Ya.

Nadie me obliga: decido cuándo.

Lo estoy disfrutando, ¿no?

No lo creo.

Nunca más.

Poder.

No vale fin: El sueño del rey

enero 5, 2019

Si se despertara aquel rey, me apagaría como una vela.

¿Una vela vale acaso el sueño de un rey?

Una vela en la penumbra nunca vale mucho.

Si me despertara, me moriría ya mismo.

Aquel rey no es mi amigo.

El movimiento es mi amigo.

Aquel rey me ama.

Despierto solo ya.

Muero ahora.

Rey.

Buenos Aires en 100 palabras (13)

enero 4, 2019

haciendo-mierda-buenos-aires

Leo a la historiadora y crítica de arte, Claire Bishop, que dice: “La contemporaneidad dialéctica es una acción anacrónica que busca reiniciar el futuro por medio de la inesperada aparición de un pasado relevante”. Me pregunto entonces: ¿qué acción le devolverá a Buenos Aires la posibilidad de reiniciarse y de reinventarse? ¿Cuál será su instante fulgurante de pasado relevante que resurgirá de pronto en alguna de sus esquinas, para así poder dejar atrás, definitivamente, este oscuro y mediocre presente que la domina?

 

 

Buenos Aires en 100 palabras (10)

diciembre 30, 2018

tren sarmiento

Recorro la ciudad como un turista. Me aproximo con cautela a los trayectos demasiado conocidos. En el tren Sarmiento, entre medio de sus vendedores ambulantes, escucho una conversación entre dos jóvenes de cabello cortado a cuchillo y aros en todo el cuerpo. Suben en Floresta. Bajan en Morón. Conversan sobre merca, faso, pepas. Hablan de sus amigos. Hace tiempo que ya no puedo concentrarme en lo que leo. Hace tiempo que ya no puedo, directamente, leer. Si ahora subo el volumen de mi teléfono “inteligente” esta realidad va a desaparecer, pienso, antes de dormirme por varios días.

Buenos Aires en 100 palabras (7)

abril 15, 2018

motos

Camino por el pasillo polvoriento repleto de estantes en los que abundan cascos, motores y otros repuestos de motos. Tengo entre 7 y 10 años. Cuatro años seguidos caminando en esa oscuridad, en medio de esa fugacidad del subsuelo perteneciente al comercio motociclístico de mi tío, ubicado en pleno microcentro porteño. En uno de esos recorridos, me enamoro de un casco azul francia. Voy todos los sábados al negocio con mi madre. Ella se sienta ante un escritorio. Mientras trabaja, me paseo con mi casco azul entre las estanterías, hasta que finalmente todo se desvanece.

 

Buenos Aires en 100 palabras (6)

abril 8, 2018

una critica de artes

“El momento oportuno llega cuando se pueden ver las cosas (especialmente lo que todo el mundo ya ha visto) de un modo nuevo. La consagración de lo obvio”. Es lo que me escribe una amiga por WhatsApp, mientras descanso en uno de los puffs del tercer piso de la Universidad Nacional de las Artes, apenas unos momentos antes de entrar a la última clase de la semana, a pocos pasos del Congreso Nacional. Afuera llueve como nunca desde hace meses. Adentro decido encomendarme entonces a lo obvio y asumo, una vez más, la crítica del artes de dar clases.