Archive for the ‘haikus’ Category

Buenos Aires en 100 palabras (30)

julio 14, 2019

Ves Aeroparque bajo una bruma nocturna que se asemeja a la lluvia, pero no lo es. El regreso es hipnótico, casi irreal. Como si estuvieras habitado por los recorridos que atravesaron los protagonistas de libros que nunca leíste. De vidas que nunca viviste. Te subís al primer taxi que encontrás. El chofer te suelta: no esperes nada de mí. Y sin embargo, te lo entrega todo. Te cuenta su historia, de principio a fin. Sus mujeres, sus pasiones, sus fracasos, sus dolores. Te pregunta si tenés previsto llorar en esta despedida. Le respondés que no, de ninguna manera.

Anuncios

Buenos Aires en 100 palabras (29)

julio 13, 2019

Deambulo por las calles de este barrio añejo, de tiempos superpuestos, hasta convertirme en una foto. Hasta que todos los que alguna vez estuvieron cerca de mí se detengan a contemplarla con atención, rompiendo el flujo (auto)impuesto de tareas, obligaciones, descansos, líneas muertas y disensos. Hasta que repliques, en una noche solitaria y lluviosa, esa misma foto que alguna vez fui. Y sea entonces tu eco el que yo recuerde. Por única vez.

Buenos Aires en 100 palabras (27)

junio 22, 2019

En estas últimas noches, extrañas, que anticipan ya el principio del invierno, estuve soñando con mi madre. La vi borrosa, como si estuviera proyectada sobre la pantalla de un antiguo televisor de rayos catódicos. Solo que estaba frente a mí, en vivo y en directo, en cuerpo presente. Me desperté con la consabida angustia de ya no poder hablarle más. De saberla muy lejos. A la distancia infranqueable que nos imponen el tiempo y el espacio.

Buenos Aires en 100 palabras (22)

mayo 26, 2019

En mi casa se habla siempre de la muerte. Cuando me pongo a pensar, me doy cuenta de que hace años que venimos hablando de la muerte. La personal, la íntima, la familiar, pero también la colectiva, la social, la política. Algunas formas de la muerte nos han llegado directamente. Hemos sentido su presencia físicamente. Concretamente. Otras no. A otras formas de morir sólo las hemos visto por televisión. Ajena y distantemente. Cuando se hablan de estos temas, a la hora de la cena, elijo callar. Callar y mirar el plato, sin más.

Buenos Aires en 100 palabras (21)

abril 28, 2019

Mientras el Congreso de la Nación y sus alrededores se incendiaban, gracias a una nueva reforma jubilatoria que los condenaba a la miseria, él veía el espectáculo por la Web, con el ventilador encendido para mitigar los cuarenta grados a la sombra. El teléfono sonaba de vez en cuando, trayéndole noticias familiares desalentadoras.

Buenos Aires en 100 palabras (18)

abril 20, 2019

Viajo siempre en la Línea B de subte, al regresar del centro de la ciudad rumbo a mi casa. Su trazado directo, por Corrientes, me deja en Chacarita. Suelo bajarme en la Estación Dorrego. Cuando me acuerdo visito el santuario del “Gauchito Gil”, mi santo preferido. El único en quien en verdad creo. Sigo caminando por el Parque Los Andes y me adentro en los alrededores del cementerio. Lo que nos decimos “El Gauchito” y yo es un secreto compartido. Quedará guardado bajo cuatro llaves. A solas los dos: susurros inconfesables, pedidos, ruegos y agradecimientos. En suma: auténtica devoción.

Buenos Aires en 100 palabras (17)

abril 3, 2019

En el semáforo de Boedo e Hipólito Yrigoyen están “los trapitos”. Son siempre dos. Están prestos a limpiar los vidrios de los autos que se detienen en la esquina. Te los encontrás ahí día y noche, llueve o truene, en invierno o en verano. Escuchan cumbia a alto volumen. Los ves cada vez que pasás, cuando caminás por Boedo rumbo a Rivadavia, a la salida de la casa de tus padres. Te tranquiliza saber que están ahí. Firmes. Brillantes. Soberbios. Con las manos extendidas. Justo un segundo antes de que cambie la luz del semáforo.

No vale fin: voces del afuera

enero 12, 2019

En el remanso breve de la madrugada, las voces del afuera nos asfixian.

Durante la mañana flotamos en la rutina, sin dejarnos llevar: la prisa…

Internalizamos el afuera hasta caminar con anteojeras, con un solo objetivo.

Llegar, llegar, llegar. Lo más rápido posible: nervios de acero.

El ciclo recomienza apenas queremos. Si me calmo, muero.

Si ahora desertara de esta manada ajena, lloraría.

Esperamos una eternidad en vano: éxito infructuoso.

Al atardecer, en el punto límite…

Siesta. Fiesta. Enarbolamos la zozobra.

Madrugo: dios nos odia.

Consulto lo ajeno.

Corro, quieto.

Silencio.

Buenos Aires en 100 palabras (14)

enero 8, 2019

semana_tragica

Camino por las calles de la ciudad entre miles de cadáveres apilados, uno encima del otro, mientras contemplo a la vez azorado como los “caballeros” de la Liga Patriótica violan sin cesar una y otra vez a mujeres de las clases populares. Nadie hace nada para defenderlas. Para defendernos. El Comisario General o Ministro del Interior asesina obreros sin parar: uno tras otro van cayendo sin piedad bajo los disparos de las armas de estos criminales sedientos de (aun más) poder. Chacarita, Villa Crespo, Once están de luto. ¿Alguien recordará esta masacre? Cien años después aún vivimos la “Semana Trágica”.

 

 

No vale fin: El sueño del rey

enero 5, 2019

Si se despertara aquel rey, me apagaría como una vela.

¿Una vela vale acaso el sueño de un rey?

Una vela en la penumbra nunca vale mucho.

Si me despertara, me moriría ya mismo.

Aquel rey no es mi amigo.

El movimiento es mi amigo.

Aquel rey me ama.

Despierto solo ya.

Muero ahora.

Rey.