Archive for the ‘haikus’ Category

Buenos Aires en 100 palabras (58)

enero 23, 2020

Al lado del COTO de Juan B. Justo y San Martín hay un podólogo al que decide ir por primera vez. Los pies le hacen andar. Son su único apoyo en la vida. Su sostén. Por eso decide mimarlos y curarlos de sus múltiples padecimientos. Cayos, piel reseca. Pie plano transversal. El podólogo es un hombre canoso. Lo atiende con dedicación y afecto. Le receta plantillas y una crema con la que acariciará sus pies todas las noches. Al salir del consultorio, piensa en ella. En sus pies ásperos y tibios de anciana. En el final de sus días.

Buenos Aires en 100 palabras (55)

enero 18, 2020

Tu noche transcurre nuevamente en “La Vieja Guarida”. Te encontrás con tu director de cine favorito. La charla se va deslizando de lo macro a lo micro, de hospitales públicos a enfermedades inenarrables. Entre papas bravas y pintas, te llevás una sorpresa gratísima. Una que nada tiene que ver con la coyuntura política nacional e internacional, ni con la alegría política. Justo cuando pensás que todo es una mierda irredimible, descubrís en el otro la creación de nuevas formas de vida. Actos, gestos y acciones que te hacen creer que hoy y ahora, el encuentro y la desobediencia aún existen.

Buenos Aires en 100 palabras (54)

enero 17, 2020

Caminamos por las calles interiores que demarcan el impreciso límite que separa a Villa Crespo de La Paternal. Nos sometemos a sendas radiografías dentales seriadas. Recorremos lugares largamente transitados. Hablamos de saudades y nostalgias. De bloques de años duros como hielo que se nos vienen encima como fantasmas, y nos asedian. Tomamos helados artesanales. Descubrimos el pomelo. Buscamos botas de trekking sin éxito. Atardece. En el final del día, beberemos unas pintas en un taller mecánico.

Buenos Aires en 100 palabras (42)

noviembre 17, 2019

Un atardecer de primavera recorro la escena de mi infancia: la Plaza Martín Fierro. Allí jugaba a la pelota, improvisando arcos con árboles. Allí iba a buscar refugio, en algún momento de confusión o incertidumbre. Allí funcionaron también los talleres de Pietro Vasena. El reclamo de mejoras en las condiciones de trabajo de los obreros de su taller, se transformó en una sangrienta carnicería. Mi plaza debería llamarse “Mártires de la Semana Trágica”. Nada de lo que hoy es ese lugar da cuenta de las terribles matanzas. Toda memoria fue arrasada. Solo permanecen los árboles, los límites de mi arco.

Buenos Aires en 100 palabras (38)

noviembre 2, 2019

Hay un momento que es como un relámpago en un instante de peligro: es el momento insurreccional. O revolucionario. O de desobediencia civil. Llamalo como quieras. Es un rato nomás, te decís. Inmediatamente después vuelve la normalidad, el agachar la cabeza. Llevás a flor de piel la docilidad en tu cuerpo, en tu lenguaje, en tu rostro. Estás tan entusiasmado que me dio pena y vergüenza decirte que no va a durar. Ya vendrán los forros de siempre a encauzarlo todo. Entonces te dije: disfrutá este gesto performático ahora. Justo un instante antes de que se institucionalice para siempre.

Buenos Aires en 100 palabras (36)

octubre 26, 2019

Un domingo de invierno te levantás muy tarde, después de una intensa noche de sábado. Descubrís que se cortó la luz en tu casa. Mensajeás a uno de tus mejores amigos. Esperás una respuesta que nunca llega. En ese momento empezás a preocuparte. Al activar los datos de tu teléfono, comprendés que es el país entero el que está sin luz. El que literalmente se ha apagado. Corrés desesperado buscando la llave de la térmica, que se encuentra fuera, en la calle. La apagás bajo la lluvia gélida y torrencial. Un segundo antes de que todo regrese a la normalidad.

Buenos Aires en 100 palabras (35)

octubre 25, 2019

El gobierno decide aumentar el costo del transporte público. Casi simultáneamente empieza la manifestación. La acción de desobediencia civil. Personas de todas las edades y condiciones socioeconómicas deciden dejar de pagar. Saltan colectivamente molinetes, suben masivamente haciendo caso omiso a las máquinas de pago electrónicas. Las instituciones colapsan. Todo se desmorona. El reclamo por el boleto del transporte público se convierte en una revolución imparable por las miserables condiciones de vida. El presidente decide que el ejército cope la parada, tome las calles, desbarate la revuelta. Justo un segundo antes de que una bomba molotov le estalle en la cara.

Buenos Aires en 100 palabras (31)

octubre 12, 2019

Se sienta a descansar y a leer en la Plaza Bernardo Houssay. Todo en ella es ahora extrañamente domesticado: un subsuelo a puro shopping, con la marca del payaso hamburguesero y una flamante cadena de cines, lo certifica. El sol golpea como siempre en la nuca. Sobre la avenida Córdoba, justo en la esquina con Uriburu, contempla una y otra vez un cartel de una marca de neumáticos: “La potencia sin control no sirve de nada”. Camina a través de un charco de humedad brillante. Piensa que alguna vez fue una potencia. Y que nunca, pero nunca, tuvo realmente control.

Buenos Aires en 100 palabras (30)

julio 14, 2019

Ves Aeroparque bajo una bruma nocturna que se asemeja a la lluvia, pero no lo es. El regreso es hipnótico, casi irreal. Como si estuvieras habitado por los recorridos que atravesaron los protagonistas de libros que nunca leíste. De vidas que nunca viviste. Te subís al primer taxi que encontrás. El chofer te suelta: no esperes nada de mí. Y sin embargo, te lo entrega todo. Te cuenta su historia, de principio a fin. Sus mujeres, sus pasiones, sus fracasos, sus dolores. Te pregunta si tenés previsto llorar en esta despedida. Le respondés que no, de ninguna manera.

Buenos Aires en 100 palabras (29)

julio 13, 2019

Deambulo por las calles de este barrio añejo, de tiempos superpuestos, hasta convertirme en una foto. Hasta que todos los que alguna vez estuvieron cerca de mí se detengan a contemplarla con atención, rompiendo el flujo (auto)impuesto de tareas, obligaciones, descansos, líneas muertas y disensos. Hasta que repliques, en una noche solitaria y lluviosa, esa misma foto que alguna vez fui. Y sea entonces tu eco el que yo recuerde. Por única vez.