Archive for the ‘años’ Category

Buenos Aires en 100 palabras (58)

enero 23, 2020

Al lado del COTO de Juan B. Justo y San Martín hay un podólogo al que decide ir por primera vez. Los pies le hacen andar. Son su único apoyo en la vida. Su sostén. Por eso decide mimarlos y curarlos de sus múltiples padecimientos. Cayos, piel reseca. Pie plano transversal. El podólogo es un hombre canoso. Lo atiende con dedicación y afecto. Le receta plantillas y una crema con la que acariciará sus pies todas las noches. Al salir del consultorio, piensa en ella. En sus pies ásperos y tibios de anciana. En el final de sus días.

Buenos Aires en 100 palabras (57)

enero 21, 2020

El sonido de las tijeras en acción, muy cerca de mis oídos. El pelo humedecido. La tela negra, cubriéndome el cuerpo. Unas manos ajenas sobre mi cabeza. Son sensaciones que habían desaparecido de mi vida. Que me reenvían a mi infancia. Son fantasmas a los que recién ahora puedo enfrentar. Ya no en Boedo, sino en La Paternal. Después de más de una década, decido volver a un peluquero. En pleno corte, le comento que me resulta inverosímil lo rápido que crece mi pelo. Para mí es una bendición, me responde. Todos vivimos de alguna desgracia ajena, agrega sonriendo.

Buenos Aires en 100 palabras (56)

enero 19, 2020

Se inscribe al curso de verano de francés del Centro Universitario de Idiomas. “Enrichir le vocabulaire”. Atraviesa el familiar microcentro los viernes a la noche de un fantasmal enero. Se encuentra allí con una gran profesora de teoría teatral, a la que admira. Una noche templada y ventosa sale caminando del curso con sus amigas. “Así como las ves, todas las personas guardan secretos”, le dice la profesora, mientras cruzan la avenida. La ampliación de los posibles, pensará después, ya en su casa, consiste en correr más de cien kilómetros atravesando la Cordillera de los Andes a los 56 años.

Buenos Aires en 100 palabras (55)

enero 18, 2020

Tu noche transcurre nuevamente en “La Vieja Guarida”. Te encontrás con tu director de cine favorito. La charla se va deslizando de lo macro a lo micro, de hospitales públicos a enfermedades inenarrables. Entre papas bravas y pintas, te llevás una sorpresa gratísima. Una que nada tiene que ver con la coyuntura política nacional e internacional, ni con la alegría política. Justo cuando pensás que todo es una mierda irredimible, descubrís en el otro la creación de nuevas formas de vida. Actos, gestos y acciones que te hacen creer que hoy y ahora, el encuentro y la desobediencia aún existen.

Buenos Aires en 100 palabras (54)

enero 17, 2020

Caminamos por las calles interiores que demarcan el impreciso límite que separa a Villa Crespo de La Paternal. Nos sometemos a sendas radiografías dentales seriadas. Recorremos lugares largamente transitados. Hablamos de saudades y nostalgias. De bloques de años duros como hielo que se nos vienen encima como fantasmas, y nos asedian. Tomamos helados artesanales. Descubrimos el pomelo. Buscamos botas de trekking sin éxito. Atardece. En el final del día, beberemos unas pintas en un taller mecánico.

Buenos Aires en 100 palabras (51)

enero 10, 2020

Desde aquellos lejanos años ochenta de su infancia, durante el transcurso de sus días juveniles en la ya legendaria casona de Boedo, ese cubo siempre le trajo dolores de cabeza. Le quitó noches de sueño. Le causó ansiedades e insatisfacciones. Intentó de todas las formas posibles. Pero nunca hubo caso. Más de cuarenta años después sigue probando con el mismo ahínco, con idéntica pasión e ingenuidad. Sin embargo aún hoy, de viejo, continúa sin poder armar más de una cara a la vez de ese infernal cubo mágico.

Buenos Aires en 100 palabras (38)

noviembre 2, 2019

Hay un momento que es como un relámpago en un instante de peligro: es el momento insurreccional. O revolucionario. O de desobediencia civil. Llamalo como quieras. Es un rato nomás, te decís. Inmediatamente después vuelve la normalidad, el agachar la cabeza. Llevás a flor de piel la docilidad en tu cuerpo, en tu lenguaje, en tu rostro. Estás tan entusiasmado que me dio pena y vergüenza decirte que no va a durar. Ya vendrán los forros de siempre a encauzarlo todo. Entonces te dije: disfrutá este gesto performático ahora. Justo un instante antes de que se institucionalice para siempre.

Buenos Aires en 100 palabras (33)

octubre 19, 2019

Roquefort con jamón. Espinaca. Humita. Albahaca, tomate y queso. Brócoli con champiñones. En la esquina de Riobamba y Bartolomé Mitre reina siempre el mal humor entre los empleados, casi todos extranjeros. Como yo. Antes de dar clases en la Universidad Nacional de las Artes, pido la promo de tres empanadas y una botella pequeña de gaseosa. Una promo baratísima: un poco menos de lo que cuesta respirar hoy en esta ciudad. Suelo devorarlas mientras observo el celular o algún canal de noticias. Ya recompuesto, me esperan mis alumnos de Curaduría. Justo en la agotadora frontera del fin de semana.

Buenos Aires en 100 palabras (32)

octubre 17, 2019

Te subís por última vez al Sarmiento en la Estación Liniers. Sos testigo del eterno desfile de vendedores ambulantes, que seguirá teniendo lugar hasta que todxs encontremos el fin. Te bajás en la última estación, en el Lejano Oeste. La plaza. Los perros que ladran. El almacén que baja las persianas. El imbécil de RRHH, un don nadie, un infeliz e incapaz amigo de los ignorantes con poder, que te insulta a los gritos. Y ya estás de salida, aliviado y contento. Nunca más harás ese recorrido. Te prometés especialmente nunca más rodearte de mediocres e incompetentes con poder.

Buenos Aires en 100 palabras (22)

mayo 26, 2019

En mi casa se habla siempre de la muerte. Cuando me pongo a pensar, me doy cuenta de que hace años que venimos hablando de la muerte. La personal, la íntima, la familiar, pero también la colectiva, la social, la política. Algunas formas de la muerte nos han llegado directamente. Hemos sentido su presencia físicamente. Concretamente. Otras no. A otras formas de morir sólo las hemos visto por televisión. Ajena y distantemente. Cuando se hablan de estos temas, a la hora de la cena, elijo callar. Callar y mirar el plato, sin más.